Riesgo Psicosocial

0 Comentarios

Para las empresas es importante contar con un ambiente de trabajo favorable para la mayoría, por no decir todos, los miembros de trabajo de su organismo. Hoy en día el avance laborar nos lleva a querer producir más y más a cada instante lo que trae consigo una mejora en la calidad de vida de los trabajadores pero a su vez provocando en nuestro cuerpo y en nuestra mente un cansancio representativo que afecta a la salud del obrero.

Ahora bien, cual es el concepto de factores de riesgo psicosocial, se dice que son aquellas condiciones que se encuentran presentes en una situación laboral y que están directamente relacionadas con la organización, el contenido del trabajo y la realización de la tarea, y que se presentan con capacidad para afectar tanto al desarrollo del trabajo como a la salud (física, psíquica o social) del trabajador. Por tanto, los factores de protección contra estos riesgos le competen tanto a las organizaciones como a las ARL, las IPS, las EPS y el gobierno.

Es obligación de la empresa realizar evaluaciones de riesgos presentes en todas y cada una de las situaciones de trabajo, incluyendo la evaluación de los riesgos de carácter psicosocial. Este tema es tan importante, causa tantos problemas de salud, incapacidades laborales y ausentismo, según el  Consejo Colombiano de Seguridad (CCS).

“El gobierno está en la obligación de hacer cumplir la Resolución 2646/08 sobre las disposiciones y responsabilidades de los diferentes actores sociales para identificar, evaluar, prevenir, intervenir y monitorear permanentemente la exposición a los factores de riesgo psicosocial en el trabajo”.

¿Cuáles son los riesgos psicosociales principales?

Son características nocivas de la organización del trabajo, que podemos identificar a través de cinco dimensiones:

Exceso de exigencias psicológicas: cuando hay que trabajar rápido o de forma irregular, cuando el trabajo requiere que escondamos los sentimientos, callarse la opinión, tomar decisiones difíciles y de forma rápida;

Falta de influencia y de desarrollo: cuando no tenemos margen de autonomía en la forma de realizar nuestras tareas, cuando el trabajo no da posibilidades para aplicar nuestras habilidades y conocimientos o carece de sentido para nosotros, cuando no podemos adaptar el horario a las necesidades familiares, o no podemos decidir cuándo se hace un descanso;

Falta de apoyo y de calidad de liderazgo: cuando hay que trabajar aislado, sin apoyo de los superiores o compañeros y compañeras en la realización del trabajo, con las tareas mal definidas o sin la información adecuada y a tiempo;

Escasas compensaciones: cuando se falta al respeto, se provoca la inseguridad contractual, se dan cambios de puesto o servicio contra nuestra voluntad, se da un trato injusto, o no se reconoce el trabajo, el salario es muy bajo, etc.

Doble presencia: el trabajo doméstico y familiar supone exigencias cotidianas que deben asumirse de forma simultánea a las del trabajo remunerado. La organización del trabajo en la empresa puede impedir la compatibilización de ambos trabajos, a pesar de disponer de herramientas y normativa para la conciliación de la vida laboral y familiar. Las mujeres siguen realizando y responsabilizándose del trabajo doméstico y familiar, por lo que la doble presencia es más prevalente entre el colectivo de mujeres.

La dificultad para enfrentarlos radica principalmente en que los riesgos psicosociales comprenden tanto aspectos intralaborales (internos a la organización), como extra laborales (externos a la organización) y las condiciones individuales o características del trabajador. Se hace necesario el cumplimiento de las leyes y la mejor actitud por parte del trabajador para minimizar el riesgo psicosocial.

 

Artículos relacionados
MEDICINA PREVENTIVA Y LABORAL ( 27 Jul,2016 )
ESPACIOS CONFINADOS ( 17 Oct,2015 )
ESTRÉS Y RIESGO PSICOSOCIAL EN EL TRABAJO ( 19 May,2016 )
TRABAJO SEGURO EN ALTURAS ( 21 Jun,2016 )
TRANSPORTE DE COMBUSTIBLE EN VEHÍCULOS ( 18 Dic,2015 )